Una Vendimia sobre Rueda (I)

A los sumilleres nos suelen acusar de vivir el vino desde el punto del producto ya terminado, vamos que no bajamos al terreno, ese que da el fruto del cual nace el vino.Intenté cambiar esa sensación, aunque siempre me gusto mancharme las botas de barro para visitar el trabajo que se hace desde el campo, fundamental en la calidad final del vino.Todo estaba a mi favor, se unieron varias circunstancias y pude pasar cinco semanas en una bodega. No eran cinco semanas elegidas al azar, eran las que posiblemente sean las que más actividad tengan. Cinco semanas de vendimia. La bodega elegida, por mi admiración hacia ella, Diez Siglos de Verdejo, enclavada en la localidad vallisoletana de Serrada, en plena Denominación de Origen Rueda. A mediados del mes de Septiembre volvía a tierras pucelanas, donde comenzó mi afición por el vino allá por 1997. Me apetecía mucho sentir de nuevo los bares, donde sus barras estaban llenas de copas de vino y no de cervezas. Me alojaba en Medina del Campo, gran capital de las Ferias del ganado antaño y animada ciudad ahora.  (Seguir leyendo...)