Camarero es una profesión con clase

11.07.2019

La prensa se hace eco en los últimos días de la necesidad del sector de la hostería de trabajadores cualificados. Ya plantee en un anterior artículo "Los camareros financian las cañas a los clientes" el desajuste horario  que viven una gran parte de trabajadores de este sector, que hace que el personal cualificado, en ocasiones, busque una salida a una empresa en la cual se  cumplan con los horarios establecidos en convenio o en otro caso cambiar de profesión

En esta ocasión me gustaría plantear la necesidad de formación del sector hostelero en general y de los camareros en particular. Muchas veces nuestra profesión es simplemente un refugio para todo aquel que se encuentra en un periodo de búsqueda de trabajo y ante la demanda de personal se decanta por este trabajo.

Cuantas personas hemos visto que su primer día de trabajo es su primer día en este oficio. Pueden pasar dos cosas, si tienes la gran suerte de encontrarte una persona a tu lado que te enseñe correctamente todo lo necesario, serás un buen profesional. Cuando digo esto no siempre va ligado los conocimientos con la experiencia. Es entonces cuando nos encontramos en el segundo caso; adquirirás conocimientos de una persona que, sin ningún tipo de maldad porque así lo ha aprendido, te enseñará conocimientos erróneos, y hay muchos en hostelería.

Cada vez más los camareros vamos a clase y esas clases se ven reflejadas en el día a día de esta bella profesión 

Por ello la formación es la base de una hostelería de calidad, esa formación se verá refrendada con la experiencia posterior. Las escuelas de hostería son piezas fundamentales en la calidad de nuestro servicio. Todo esto ha de complementarse con otra formación, la continua, que además puede y debe ser ofrecida por la propia empresa para que sus trabajadores, amplíen de mayor manera sus conocimientos y obtengan un grado de satisfacción mayor por parte del cliente, además de incrementar la producción y ventas del local, sin olvidarnos de posibles propinas por nuestro mejor servicio.

Todo aquel que piense que la formación no sirve para mejorar en todos los aspectos de su profesión como trabajador y en los rendimientos como empresario, igual debe de replantearse muchas cosas.

Cada vez más los camareros vamos a clase y esas clases se ven reflejadas en el día a día de esta bella profesión, que además amamos. 

Formación, formación y formación.

Juanjo Sánchez Vidal

Sumiller, Formador y Comunicador del Vino

juanjosumiller@gmail.com


Últimas publicaciones